DIY: Renovando el reloj

Buenos días tengan ustedes,

¿Vosotros recordáis cuándo cada mañana teníais que coger la mochila, que pesaba toneladas, e ir al cole. Por aquel entonces, no teníamos aun “trolleys”. Nuestras espaldas sufrían mucho. Y no vamos a hablar, de cuando en secundaria la moda era llevar la “mochi” solo de un asa para hacerte mayor.

Hoy en día los niños en cole llevan trolleys y en secundaria, las chicas, que ya son mucho más sofisticadas, llevan sus bolsitos.

Hoy os voy a contar la historia de mi mochila del reloj. Corría el año 1990 aproximadamente, y al centro comercial de Cáceres llegó una tienda nueva e innovadora. Vendía mochilas con relojes gigantescos. En el fotolog de Te Acuerdas de he encontrado algo de información sobre esas mochilas. Yo recuerdo como si fuera ayer, que la tienda estaba en la planta baja al fondo, y lo que más me gustaba de ella es que estaba llena de colores. Todas queríamos una mochila con reloj. No recuerdo cual fue el evento que me permitió tener la mía, supongo que un cumpleaños. Desgraciadamente no tengo foto del esperpento de mochila. Si esperpento, porque creo recordar que era Rosa fluorescente y amarillo fluorescente. Con un reloj de marco negro y esfera blanca en todo el medio.

Creo recordar, que no duró mucho su existencia. No tardó mucho en romperse por el peso de los libros y cuadernos. La tela se fue rajando, pero el reloj aun seguía funcionando. Mi madre lo cortó de la tela, y bueno, fue el reloj de pared de mi dormitorio durante muchos años. Luego estuvo guardado en algún cajón, y cuando me mudé aquí volvió a salir.

Lo puse en el salón, pero acabé dándome cuenta que al ser negro no quedaba nada bien con los tonos del salón. ¿Qué podía hacer? Era sencillo. Intentar darle con pintura acrílica blanca o morada a ver como quedaba. ¿Queréis ver el resultado?

DIY Reloj purpurina  via @lispeth_

 

Para hacer esto solo necesitáis:

pincelpumpum

Pincel “pumpum”

 

Materiales:

  • Pintura acrílica.
  • Pincel “pumpum”.
  • Brillantina en polvo.

Instrucciones:

Yo primero le he dado una capa de pintura acrílica blanca. Como podéis observar no quedó nada bien. Por lo que puse a pensar y dije, ¿por qué no usar el pincel de “pum-pum? Y eso hice con acrílica violeta y blanca. Justo al terminar de pintar, y aun estando húmeda la pintura, esparcí purpurina plateada y morada en polvo que tenía por casa. No tenía muy claro como iba a quedar, pero la verdad es que estoy contenta con el resultado. Al principio me daba miedo, pero, ¿sabéis una cosa? solo hay que dejar volar la imaginación….

Deja tu comentario. Gracias

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario